Es una metodología de actuaciones que tiene la finalidad de prevenir los delitos que pudieran producirse en las empresas. La ausencia de Compliance es el riesgo de que una empresa pueda sufrir sanciones, multas, pérdidas financieras o pérdidas de su reputación como resultado del incumplimiento de las leyes, regulaciones, normas de autoregulación o códigos de conducta que se apliquen a su actividad. Pueden abarcar hasta la misma disolución de la persona jurídica.
Sobretodo porque el Código Penal instauró recientemente la responsabilidad penal de las personas jurídicas por lo que conlleva que los delitos no solo lo pueden cometer las personas físicas sino las jurídicas. Y la manera para que una empresa sea exenta de condena en sentencia es el haber implantado un compliance en la empresa, o “modelo de organización y gestión”. Básicamente pues, es la herramienta única, eficaz, y válida, de prevención para que la empresa no sea responsable de haber cometido un delito u delitos.

Puede leer los delitos de los que pueden ser condenadas las empresas aquí: Delitos

El Compliance ayuda a prevenir la comisión de delitos y conductas delictivas en la empresa. Constituye una prueba a aportar en un procedimiento judicial penal para que su empresa pueda estar exenta de responsabilidad penal, o en su caso, como atenuante de la pena. Reduce la posibilidad de evitar la responsabilidad civil subsidiaria. Promueve la prácticas lícitas, transparentes y éticas en la empresa. Contribuye a prevenir los graves riesgos reputacionales que puedan verse inmersos la empresa. Ayuda a mejorar la gestión de la empresa. Contribuye a generar confianza de los clientes y del mercado en general, lo que redunda en un aumento del valor de la marca de la empresa. A la vez, el Compliance es necesario para poder operar en España con empresas de la Unión Europea o de Estados Unidos y en mercados internacionales. Aporta ventajas competitivas en procesos de contratación con grandes corporaciones o Administraciones Públicas. Y a su vez, son necesarias para poder obtener ayudas y financiación de diferentes organismos internacionales. 

El apartado 5 del artículo 31 bis del Código Penal establece un total de seis requisitos necesarios que deben cumplir los modelos de organización empresarial y de gestión de las personas jurídicas.

Artículo 31 bis

1. En los supuestos previstos en este Código, las personas jurídicas serán penalmente responsables:

  • a) De los delitos cometidos en nombre o por cuenta de las mismas, y en su beneficio directo o indirecto, por sus representantes legales o por aquellos que actuando individualmente o como integrantes de un órgano de la persona jurídica, están autorizados para tomar decisiones en nombre de la persona jurídica u ostentan facultades de organización y control dentro de la misma.
  • b) De los delitos cometidos, en el ejercicio de actividades sociales y por cuenta y en beneficio directo o indirecto de las mismas, por quienes, estando sometidos a la autoridad de las personas físicas mencionadas en el párrafo anterior, han podido realizar los hechos por haberse incumplido gravemente por aquéllos los deberes de supervisión, vigilancia y control de su actividad atendidas las concretas circunstancias del caso.

2. Si el delito fuere cometido por las personas indicadas en la letra a) del apartado anterior, la persona jurídica quedará exenta de responsabilidad si se cumplen las siguientes condiciones:

  • 1.ª el órgano de administración ha adoptado y ejecutado con eficacia, antes de la comisión del delito, modelos de organización y gestión que incluyen las medidas de vigilancia y control idóneas para prevenir delitos de la misma naturaleza o para reducir de forma significativa el riesgo de su comisión;
  • 2.ª la supervisión del funcionamiento y del cumplimiento del modelo de prevención implantado ha sido confiada a un órgano de la persona jurídica con poderes autónomos de iniciativa y de control o que tenga encomendada legalmente la función de supervisar la eficacia de los controles internos de la persona jurídica;
  • 3.ª los autores individuales han cometido el delito eludiendo fraudulentamente los modelos de organización y de prevención y
  • 4.ª no se ha producido una omisión o un ejercicio insuficiente de sus funciones de supervisión, vigilancia y control por parte del órgano al que se refiere la condición 2.ª

En los casos en los que las anteriores circunstancias solamente puedan ser objeto de acreditación parcial, esta circunstancia será valorada a los efectos de atenuación de la pena.

3. En las personas jurídicas de pequeñas dimensiones, las funciones de supervisión a que se refiere la condición 2.ª del apartado 2 podrán ser asumidas directamente por el órgano de administración. A estos efectos, son personas jurídicas de pequeñas dimensiones aquéllas que, según la legislación aplicable, estén autorizadas a presentar cuenta de pérdidas y ganancias abreviada.

4. Si el delito fuera cometido por las personas indicadas en la letra b) del apartado 1, la persona jurídica quedará exenta de responsabilidad si, antes de la comisión del delito, ha adoptado y ejecutado eficazmente un modelo de organización y gestión que resulte adecuado para prevenir delitos de la naturaleza del que fue cometido o para reducir de forma significativa el riesgo de su comisión.

En este caso resultará igualmente aplicable la atenuación prevista en el párrafo segundo del apartado 2 de este artículo.

5. Los modelos de organización y gestión a que se refieren la condición 1.ª del apartado 2 y el apartado anterior deberán cumplir los siguientes requisitos:

  • 1.º Identificarán las actividades en cuyo ámbito puedan ser cometidos los delitos que deben ser prevenidos.
  • 2.º Establecerán los protocolos o procedimientos que concreten el proceso de formación de la voluntad de la persona jurídica, de adopción de decisiones y de ejecución de las mismas con relación a aquéllos.
  • 3.º Dispondrán de modelos de gestión de los recursos financieros adecuados para impedir la comisión de los delitos que deben ser prevenidos.
  • 4.º Impondrán la obligación de informar de posibles riesgos e incumplimientos al organismo encargado de vigilar el funcionamiento y observancia del modelo de prevención.
  • 5.º Establecerán un sistema disciplinario que sancione adecuadamente el incumplimiento de las medidas que establezca el modelo.
  • 6.º Realizarán una verificación periódica del modelo y de su eventual modificación cuando se pongan de manifiesto infracciones relevantes de sus disposiciones, o cuando se produzcan cambios en la organización, en la estructura de control o en la actividad desarrollada que los hagan necesarios.
Ofrecemos toda la preparación e integración del Compliance en su empresa, ajustando el modelo de cumplimiento necesario que se le requiere a su empresa según el Tribunal Supremo. Lo desarrollamos para que sea implementado por su propia empresa o nosotros hacemos de compliance officer en la misma, tal como se prevé en el Código Penal.

Abogados especialistas en el compliance penal, prestamos asesoramiento a personas jurídicas y ejercemos de compliance officer ante la empresa y ante los Tribunales en su defensa. La atención personalizada nos permite proporcionar el servicio de calidad, adecuado a sus necesidades concretas, en todo lo referente al cumplimiento normativo.

El compliance officer cumple una función independiente que identifica, asesora, alerta, monitorea y reporta los riesgos de cumplimiento en las empresas, es decir, el riesgo de recibir sanciones por incumplimientos legales o regulatorios, sufrir pérdidas financieras o, pérdidas de reputación por fallas de cumplimiento con las leyes aplicables, las regulaciones, los códigos de conducta, y/o los estándares de buenas prácticas.

Integrado por un equipo de abogados especializados ha permitido que estos adquieran una consolidada experiencia en los más diversos ámbitos del derecho penal, mercantil, y económico y/o fiscal, al participar en procedimientos por delitos que se han venido a denominar de derecho societario, todos ellos vinculados al sector empresarial, tributario, económico y/o a la función pública.

Conscientes de la trascendencia que tiene para las empresas la implicación de la responsabilidad penal de las personas jurídicas, los abogados de compliance, mediante un trabajo jurídico de calidad y de seguridad, ofrece a sus clientes y sus empresas, una atención permanente y continúa, y un contacto personal y directo con el compliance officer, debenido el abogado penalista experto en compliance en su compliance officer en su empresa, con el objeto de que el cliente y la empresa no solo conozca puntualmente la evolución del cumplimiento normativo penal que le atañe y que le interesa, sino que pueda, además, plantearle sus inquietudes y preocupaciones.


  • Experiencia

    Desde la experiencia del día a día en materia del derecho penal y mercantil, se logra el trabajo disciplinado que nos caracteriza y por el que se nos valora. Sólo espere conocernos.

  • Oficiales de cumplimiento

    Un equipo profesional de abogados expertos en compliance, todo en pro de realizar la mejor prevención posible por y para la persona jurídica, sea el que sea el objeto social de la misma.

  • Resultados

    Nos conmueve el encontrar el mejor resultado posible para las empresas de nuestros clientes. Nos basamos para ello, en la especialización en materia del compliance.


El Compliance Officer cumple una función independiente que identifica, asesora, alerta, monitorea y reporta los riesgos de cumplimiento en las organizaciones, es decir, el riesgo de recibir sanciones por incumplimientos legales o regulatorios, sufrir pérdidas financieras o pérdidas de reputación por fallas de cumplimiento con las leyes aplicables, las regulaciones, los códigos de conducta y los estándares de buenas prácticas.

Pida cita en el teléfono: 637 316 326

  • Estamos en el centro de Barcelona (España).

    Calle Trafalgar 25, entresuelo 2da., código postal 08010 Barcelona.

    Teléfono: 637 316 326

    Fax: 932 691 510

    contacto@compliance.cat