La ausencia de Compliance es el riesgo de que una organización pueda sufrir sanciones, multas, pérdidas financieras o pérdida de su reputación como resultado del incumplimiento de las leyes, regulaciones, normas de autoregulación o códigos de conducta que se apliquen a su actividad. Es por tanto que  el Compliance, o como lo llama el Código Penal: “modelos de organización y gestión”, se hace indispensable para cualquier empresa que se precie de estar segura y que mira con visos de recorrido en el tiempo.

El cumplimiento normativo es pues, garante del bien hacer empresarial, de rigor, de ir a la par con la Ley, y sobretodo y lo más importante, de anticiparse a la comisión de delitos; de estar en modo de prevención ante los potenciales riesgos que puedan suceder en la empresa. Por consiguiente, la ausencia de la cultura de respeto al Derecho no cabe dentro de un Compliance integrado en una empresa en el que este ha sido aplicado de manera metódica, eficaz, y comprometido con el carácter que se le presupone a los trabajos bien hechos. Por ello, nos dedicamos en el día a día a proteger la defensa de las empresas de nuestros clientes ante la misma empresa principalmente, y ante los Juzgados si por si fuera el caso que fuera demandada por algún delito. Por supuesto también si ha habido criminalidad a la empresa, es decir, que está siendo la empresa objetivo de delitos por parte de terceros ajenos a la misma.

El despacho pone a su disposición un equipo de juristas que estudiará la empresa para llevar a cabo una introducción general de los objetivos del programa de Compliance en la misma, su ámbito de aplicación, los antecedentes que ha podido llevar a cabo la empresa en salvaguarda de la prevención de la comisión de delitos -si fuera el caso que ya actuó de alguna manera en esa labor-, e implantará un plan de prevención de delitos, haciendo un mapa de riesgos como establece el Derecho Positivo en el art. 31 bis 5 del Código Penal, para a la vez, implantar un mapa de procesos o de protocolos a llevar si surgiera un riesgo, y su plan de acción correspondiente, con los modelos de respuesta pertinentes. Importante a destacar también lo es el programa de comunicación y difusión, por cuanto, dicho Compliance habrá de ser informado a todos los empleados y a terceros si cabe con los que mantiene relaciones la empresa -y a cada cual en base a dicha relación mercantil contraída-. El respectivo canal de denuncias así como las actualizaciones o revisiones del compliance implementado, será otra de las partes del programa de prevención de delitos que integra todo el Compliance en conjunto.

Si necesita implantar un modelo de compliance en su empresa, contacte con nosotros y un abogado se pondrá en contacto con usted en el menor tiempo posible, sin ningún tipo de compromiso.

La Audiencia Nacional ya empieza a aplicar la eximente por tener compliance en las empresas.
Leer más

Si hay algo que nos reconoce, es la adaptación de las empresas a los modelos de cumplimiento que emanan de las bases establecidas por el Código Penal, por la jurisprudencia del Tribunal Supremo, y por las diferentes certificaciones que emanan de diferentes organismos internacionales, que actúan de indicadores de usos a implantar.

Modelos de organización y gestión que incluyen las medidas de vigilancia y control idóneas para prevenir delitos de la misma naturaleza o para reducir de forma significativa el riesgo de su comisión. A la vez, y en cuanto que la supervisión del funcionamiento y del cumplimiento del modelo de prevención implantada ha sido confiada a un órgano de la persona jurídica con poderes autónomos de iniciativa y de control, o bien ejerciendo este despacho de oficial de cumplimiento ante la persona jurídica.

Prevenimos todos los riesgos penales que pudieran acontecer en la empresa.

Riesgos objetivos tales como delitos contra la intimidad y allanamiento informático, las estafas, las insolvencias punibles, delitos informáticos, delitos contra la propiedad intelectual e industrial, mercado y consumidores, blanqueo de capitales, delito de financiación de partidos políticos, delito contra la Hacienda pública y Seguridad Social, delito contra los derechos laborables y del ciudadano extranjero, delito de construcción, edificación y urbanísticos, delitos medioambientales, delito de riesgos de explosivos, delitos contra la salud pública, delito de falsedad de los medios de pago, delito de cohecho, delito de tráfico de influencias, delitos de financiación del terrorismo, delitos de contrabando, tráfico ilegal de órganos, sobre la trata de seres humanos y delitos relativos a la prostitución y corrupción de menores, entre otros.

Los códigos de ética son las normas internas de una persona jurídica que pretenden incorporar e implementar en la aplicación de declaraciones de valores superiores y principios, fundamentos morales, éticos y jurídicos de tipo y carácter universal en la práctica de la empresa, asociación o corporación.

Podemos encargarnos de su elaboración por cuanto dan garantía, de seriedad, y de cumplimiento normativo, de compromiso, aporta ética a la empresa y a la vez que sostenibilidad. El código ético debe ser parte integral de la empresa. Es donde se refleja los valores, principios, respeto y contenido de conducta y prácticas, que parte de sus administradores, gerentes, propietarios o gestores que la dirigen. El código ético en definitiva, recoge todos las  conductas e interpretaciones que los empleados y colaboradores deben observar en el actuar en la persona jurídica.


  • Estamos en el centro de Barcelona (España).

    Calle Trafalgar 25, entresuelo 2da., código postal 08010 Barcelona.

    Teléfono: 637 316 326

    Fax: 932 691 510

    contacto@compliance.cat